La Rafia tomatera y la malla plástica para entutorar. Tradicionales y modernos métodos de soporte a confronto.

La Rafia tomatera se conoce por ser ampliamente utilizada en el cultivo del tomate. Para cultivar el tomate se requiere disponer de un buen sistema de apoyo de la planta porque tiene la tendencia a crecer bastante en altura. Como parte de este sistema, la rafia tomatera tradicionalmente sirve para amarrar los tallos y las ramas a los sostenes – palos de bambú, de plástico, de madera.

Sin embargo este método ha sido ampliamente superado por las mallas plásticas que realizan la labor de soporte en manera más eficiente y segura. Además permiten un ahorro considerable en mano de obra y evitan riesgo de propagación de Virus.

actividad poda y vuelta
Se esta realizando la actividad de poda y vuelta en el cultivo del tomate, usando como tutor la rafia.

La Rafia Tomatera

Tradicionalmente, para ligaduras en la agricultura se utiliza la rafia tomatera, que es una fibra vegetal seca. Se presenta en “cuerdas” de un metro de largo, de color blanco grisáceo.

La Rafia tomatera se utiliza para sujetar las plantas a los palos, y también para hacer sistemas colgantes de amarre más complicados.

En todos los casos requiere de mucha inversión en horas hombre desde la instalación hasta el mantenimiento. Especialmente la ligadura que se haga al principio cuando la planta es joven se tendrá que repetir conforme la planta vaya creciendo en altura.

cultivo de tomate con rafia
Rafia tutora en cultivo de tomate.

En cambio con HORTOMALLAS, malla de plástico especialmente diseñada para el entutorado de hortalizas, ya se dispone de un sostén que facilita el entramado de las ramas. Además es el único sistema que realmente garantice soportar el peso de cultivo como sandía y melón.

Riesgo de daños a las plantas en el uso de la rafia

planta de tomate dañada
Cultivo de tomate dañada por la rafia, causada por estrangulamiento en la planta.

La Rafia puede dañar las plantas cuando se hacer amarres inapropiados. Hay que tener un cuidado especial a que no se asfixie la planta con una ligadura demasiado estrecha. Muchos agricultores todavía utilizan rollos de rafia sintética.  Van desenrollando el hilo mano a mano que necesitan un lazo cortando el trozo que se necesita. Sin embargo esta rafia industrial puede resultar muy cortante y ser peligrosa para las plantas. Sobretodo si no se tiene mucha experiencia y destreza en los amarres.

Las plantas van atadas a los palos sin ahogarlas. Es decir, dejando los lazos lentos para que los tallos puedan crecer libremente. Para obtener un tomate de calidad se

necesita un soporte, por lo que se debe colocar un sistema de apoyo, que generalmente es un palo, colocado en el suelo junto al pie de la planta. Con un hilo de rafia se dan dos vueltas alrededor del soporte. Luego un giro lento alrededor de la planta. De regreso sobre el soporte, para que la planta se apoye sin apretar. Hay que repetir la operación a medida que la planta crece.

Hay una única manera en la que las plantas crecen realmente libremente sin ataduras forzadas. Esto es utilizando HORTOMALLAS. Con esta malla, las plantas se apoyan naturalmente a la estructura sin la necesidad de amarrarlas.

Aspectos a tener en cuenta en el cultivo del tomate

El tomate es una planta bastante fácil de cultivar pero hay que tener especialmente cuidado con algunos aspectos.

Irrigación

rafia en cultivo de tomate
La rafia puede tanto como ayudar como perjudicar puesto que retiene la humedad y puede ocasionar pudrición en la planta.

No hay que bañar la vegetación para preservar la salud del tomate. Un problema que ocurre con bastante frecuencia es la podredumbre apical que se manifiesta con un anillo del extremo inferior de la fruta que comienza desde allí a pudrirse. Se debe a desequilibrios hídricos (riego escaso o excesivo).

Si se emplea la rafia tomatera inevitablemente el agua se infiltra en el tejido del hilo y lo puede deteriorar y finalmente puede romperse. En el caso de la malla plástica, es totalmente impermeable al agua. Esta característica la rinde absolutamente repelente a las bacterias y a los hongos. En cambio la rafia retiene la humedad y puede putrefacerse.

Además gracias a HORTOMALLAS la irrigación es más fácil porque el material foliar se presenta más recogido y ordenado en las tramas de la malla.

Facilitar las prácticas de mantenimiento en el cultivo

Una práctica aconsejada para favorecer el desarrollo y la maduración de los frutos de tomates consiste en eliminar los nuevos brotes (los femeninos) que se forman en las axilas de las ramas.  De esta forma se evitará que la planta use demasiada energía para crear follaje nuevo. Resulta más fácil realizar esta operación como otras – podadura y cosecha gracias a HORTOMALLAS.

El enemigo principal del tomate son los parásitos y los hongos

tutoreo de tomate con rafia
La rafia es muy susceptible ha almacenar hongos y parásitos que pueden transmitir a la planta.

La planta de tomate puede ser objeto del ataque de muchos parásitos y enfermedades.

Los problemas más comunes que se enfrentan en el cultivo de tomates son la aparición de enfermedades como la peronospora, que es un hongo que se desarrolla cuando la humedad es alta o después de fuertes lluvias o cuando las hojas han estado excesivamente húmedas.

Mientras la rafia puede albergar patógenos y aumentar el riesgo de las enfermedades, la malla plástica mantiene un  ambiente más saludable. Además es más fácil y efectivo aplicar productos fitosanitarios.

Exposición al sol

Los tomates (Solanum lycopersicum) aman el calor y el sol, condiciones necesarias para que el cultivo se desarrolle plenamente.

malla espaldera tutora.
Una mejor opción para el tutoreo de las plantas es la malla espaldera HORTOMALLAS, fácil de usar y de mejores resultados.

Entutorar los tomates a través de una malla espaldera permite lograr la máxima exposición solar y sobretodo que todas las partes reciban una cantidad uniforme de luz. Estas condiciones son fundamentales para obtener frutos con óptimo aspecto y grado de maduración.

El uso de la malla espaldera como sistema de entutorado de tomate

El tomate es una hierba perenne con crecimiento arbustivo y de tipo indeterminado. Es capaz de desarrollar tallos que pueden alcanzar varios metros de altura. Por consecuencia el tomate va asegurado a un sistema de apoyo para que la planta se mantenga estable contra las amenazas de un fuerte viento o lluvia. Además sirve para que se desarrolle plenamente en vertical. Así se optimiza el espacio y se evita que los frutos caigan al suelo provocando marchitarse.

La malla plástica puede ser reutilizada

Después de la cosecha de los tomates el terreno no podrá ser cultivado con plantas de elevadas exigencia nutritivas. Es oportuno hacer una rotación de cultivo. En este caso la malla puede ser fácilmente desinfectada, enrollada y guardada para el próximo ciclo de producción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *